nota 3 - 2

“Escriban como quieran, usen los ritmos que les salgan, prueben instrumentos diversos, siéntense al piano y destruyan la métrica, griten en vez de cantar, soplen la guitarra y tañan la corneta, odien las matemáticas y amen los remolinos.”

Violeta Parra.

1. El espejismo

La verdad acerca de la tecnología aplicada es esta: cuando logramos aprehender y dominar una tecnología específica, ya existe otra que puede aportarnos resultados mejores. Como un espejismo, desaparece cuando la alcanzamos. ¿Cómo lidiamos con eso?

El arte se vale de la tecnología para la producción y reproducción de obras. Podemos mirar las tecnologías disponibles como un conjunto de herramientas diseñadas para cumplir funciones específicas, o podemos ir más allá y pensar en la tecnología como una sola cosa, como una herramienta en sí misma; entendida no cómo soluciones particulares sino como una lógica universal de funcionamiento, y permitirnos de esa forma ampliar el campo de su uso.

La evolución de la tecnología se corresponde con la demanda de nuestras necesidades. Eso quiere decir que dicha evolución es guiada, primero, por el deseo de hacer; para luego llegar a una solución técnica que satisfaga ese deseo.

Sin embargo, puede suceder que tengamos un deseo de realización particular para el que todavía no hay una herramienta específica diseñada. Ese es el momento en el que un creador que entiende la tecnología como un todo puede dar un paso más que aquel que la entiende sólo como herramientas  específicas.

Entender una herramienta nos permite utilizarla. Entender cómo es que esa herramienta funciona nos permite pensar fuera de sus límites.

Conocer una tecnología desde su inicio, desde sus aplicaciones más precarias, en un estado en el que sus mecanismos de acción estaban al desnudo, nos permite entender su funcionamiento en profundidad y saber qué es lo que realmente está pasando “detrás” de su interfase cuando la utilizamos.

Entendida de ese modo, la tecnología deja de ser un espejismo que se desvanece cuando lo alcanzamos, para ser un mapa que sabemos navegar.