J.I.D | DiCaprio 2 (2018)

J.I.D-DiCaprio-2
El año pasado hubo un artista que pasó por debajo del radar de muchos y que poco tiempo después empezó a hacerse un nombre dentro de la escena del hip-hop como una revelación y una promesa de grandes cosas para el futuro. Ese artista es J.I.D. Si bien había sacado algunas mixtapes y un EP antes de 2017, no sería sino hasta ese año que su nombre empezase a hacer ruido con el lanzamiento de su álbum debut The Never Story, en Dreamville, la discográfica de J. Cole. Aunque no fue un éxito rotundo, sirvió para ganar cierto seguimiento a un nivel ligeramente underground, que con el correr del año empezó a hacerse más notorio, haciendo que llegase a entrar en la Freshman Class de la revista XXL a mediados de este año, destacándose entre los demás por su estilo más basado en la lírica y su flow rápido y constante.

Sus proezas líricas y su habilidad de contar historias a través de su música le han hecho ganarse el nombre de “el próximo Kendrick”, y pese a que entiendo las razones por las que se dice, no es algo con lo que esté completamente de acuerdo. Yo, personalmente, creo que J.I.D está yendo por un camino propio, no está intentando ser un equivalente a otro rapero. Se quiere labrar un nombre por sí mismo, siendo él. Como dijo en un post de Instagram anunciando el lanzamiento del álbum: “este proyecto no es como The Never Story o como nada que hayan escuchado de mi antes, no es mi good kid, m.a.a.d city o lo que sea que estén esperando que sea”.

Ahora, ¿qué podemos decir de DiCaprio 2? Como se puede adivinar por el nombre, es una secuela a su EP de 2015, DiCaprio —y en efecto— no intenta ser un sucesor a The Never Story. Cuando en ese álbum mayormente predominaba una estética boom-bap más de la vieja escuela en los beats, en este hay un mayor acercamiento al terreno del trap rap, aunque esto no quiere decir que el sonido boom-bap no esté presente en DiCaprio 2; pero en contraste con el disco anterior, no tiene una vibra tan oscura de temas como “EdEddnEddy”. Los momentos más intensos aparecen, en este caso, en las canciones más tiradas al trap del disco, como el primer single, “151 Rum” o la primera parte de “Slick Talk”, producida por Kenny Beats.

Si hay algo que no se le puede negar a J.I.D, es su habilidad a la hora de rapear. La forma en la que construye los versos y la manera en la que los hace fluir le da mucha personalidad y la voz particular que tiene funciona perfectamente, haciendo que resalte entre los demás. Esto por ejemplo se nota mucho en temas como el segundo single del disco, “Off Deez” con J. Cole, quien sorprendentemente (por lo menos en mi opinión) termina entregando un verso muy competente y bastante más interesante en cuanto a entrega en comparación a sus otros trabajos; pero aunque es equiparable con el verso de J.I.D, creo que el de este último se destaca más, simplemente por la forma en la que funciona con el beat y por líneas como “East Atlanta playboy / Don’t got much to say, boy / Cradle to the grave, and it’s been like that since a slave, boy / It ain’t shit to pull up, pick the fucking tool up / Screaming hallelujah, pushing daisies and some tulips”.

Creo que el único momento en el que desbarranca un poco en términos de letras es en la canción “Skrawberries”, específicamente en el segundo verso; no es que la canción sea mala, el beat de hecho es bastante bueno, producido por el ya mencionado J. Cole, Ron Gilmore y el recientemente fallecido Mac Miller, haciendo que este sea el último trabajo del susodicho. Tampoco es como que el concepto de la canción esté mal de por sí, es una típica canción de amor, hablando sobre los problemas que tienen dos personas dentro de una relación y demás, pero líneas como “My home girl rap, and she feminist / Hold it down for the women, I call her “Feminem”” o “Cause ass shots and dead ass and fake tits been around, we gas it / Girl you perfect without that make up or the plastic surgery” me resultan un poquito cringey. PSA a todos los raperos hombres: dejen de querer hacer odas a la mujer, siempre terminan sonando excesivamente condescendientes y performativas; simplemente no se siente honesto.

Rants de señor hiper deconstruido aparte, algo también a destacar de este disco es la presencia de invitados importantes en varios de los temas, quienes en su mayoría entregan performances bastante competentes y bien logradas; Method Man y Joey Bada$$ por ejemplo, nos presentan versos muy sólidos como es de esperar de artistas de tal calibre en la canción “Hot Box” logrando una química interesante entre ellos dos y J.I.D, donde es difícil decidir quién tiene el mejor verso porque los tres son muy consistentes entre sí; A$AP Ferg trae a la mesa un hook decente en la canción “Westbrook” (aunque en su caso hubiese apreciado un verso completo, pero entiendo que su estilo quizás no combinaba completamente con el de J.I.D), al igual que BJ the Chicago Kid en “Skrawberries”. La única excepción a mi parecer sería 6LACK quien, si bien en el disco pasado tuvo un verso medianamente competente en “8701”, su performance en el resto de su catálogo y, por consiguiente, en este disco, se me antoja un tanto derivativa del estilo “trap soul” de gente como Bryson Tiller pero menos interesante, y creo que trae un poco abajo a la canción “Tiiied” con Ella Mai, quien por su parte tiene una performance mejor, aunque también me hubiese gustado más verla con un verso con mayor sustancia que un outro con repeticiones del estribillo.

Habiendo dicho todo esto, yo creo que en este álbum hay un tema de consistencia entre los versos y los beats que falla; donde en The Never Story era mayormente consistente hasta el punto de resultar un tanto repetitivo, DiCaprio 2 tiene el problema de que hay veces en las que los beats no funcionan tan bien con los versos de J.I.D, como se puede notar en la parte de Kenny Beats de “Slick Talk”, o en “Westbrook”. También hay ciertos momentos en donde la producción no me termina de cerrar por completo, como “151 Rum” o “Mounted Up”, hay algo de esos loops en particular que no me convence. Aunque hay muy buenos momentos como la segunda parte de “Slick Talk” producida por EWonder, la ya mencionada “Off Deez”, o “Just da Other Day”, siento que el álbum en su totalidad tampoco fluye tan bien como debería; creo que el punto en el que se corta un poco la continuidad que se iba construyendo durante el transcurso de la tracklist es en “Tiiied”, que si bien es seguida de “Skrawberries” que funciona bien con esa última, luego viene “Hot Box” y tiene una dirección completamente distinta a las dos últimas en cuanto a estética y tonalidad. No termina de cuajar bien.

Si hay algo que quiero dejar en claro es que este no me parece un mal álbum en absoluto. Es imperfecto, por supuesto, pero se nota muchísimo esfuerzo detrás de DiCaprio 2: desde las letras hasta la producción, hay personalidad y carisma, pero todavía creo que faltan cosas que pulir. Sigo recomendando escucharlo porque es un disco entretenido de escuchar, con unos cuantos momentos logrados y memorables. Es ciertamente más memorable que The Never Story en mi opinión, pero a diferencia de ese, como producto uniforme y consistente, me deja pensando que acá hay algo que falta.

Nota final:

7.0/10